Joven feliz mostrando tarjeta de crédito

Te compartimos tres consejos super necesarios para ayudar a los jóvenes a evitar las deudas de las tarjetas de crédito.

No solicites varias tarjetas a la vez

Los jóvenes que estén preparados para obtener una tarjeta de crédito deben ser selectivos a la hora de elegir las tarjetas que van a solicitar, para evitar perjudicar su puntuación de crédito.

Todas las solicitudes de tarjetas de crédito aparecen como consultas duras en un informe de crédito.

Demasiadas consultas arrastran tu puntuación de crédito, ya que las consultas permanecen en tu informe de crédito durante dos años, y cuentan en tu contra -con el fin de calcular tu puntuación de crédito durante un año.

Tarjetas de crédito

No pases por alto las tarjetas de crédito para estudiantes

Si crees que tú (o tu hijo) puede ser lo suficientemente responsable como para manejar una tarjeta de crédito:

  • utilizándola sólo cuando sea apropiado y/o
  • pagando los saldos de la tarjeta de crédito antes de que termine cada mes.

Entonces considera los beneficios de una tarjeta de crédito para estudiantes.

Estas tarjetas ofrecen recompensas como:

  • la devolución de dinero en efectivo en determinados tipos de compras y
  • descuentos en aerolíneas para volver a casa durante las vacaciones,
  • o para reducir los gastos de viaje durante las vacaciones de primavera y otros periodos.
Tarjeta de crédito para estudiantes

Todos los estudiantes deberían esforzarse por mantener un buen crédito.

Esto es especialmente cierto para los que terminan sus estudios y se incorporan al mundo laboral.

Ya que los empleadores utilizan cada vez más las comprobaciones de crédito como forma de seleccionar a los solicitantes de empleo.

Sea cual sea la tarjeta de crédito que tú o tus hijos elijan, asegúrate de leer la letra pequeña para obtener información sobre las cuotas anuales, los tipos de interés y otras condiciones.

No olvides establecer directrices específicas y límites de gasto

Tanto si los padres añaden a sus hijos a una cuenta de crédito como si el estudiante solicita una tarjeta de crédito por separado…

Es importante que las familias hablen del uso prudente del crédito y de cuándo no se deben utilizar las tarjetas de crédito.

Es demasiado fácil perder la cuenta del dinero gastado durante la universidad, con las facturas de la matrícula cada año, por no hablar de los libros, los suministros, la comida y otros gastos.

Los padres deben establecer límites de gasto realistas e instar a sus hijos a atenerse a ellos.

Además, recomienden a sus hijos que eviten utilizar las tarjetas de crédito para las compras cotidianas que podrían pagarse fácilmente en efectivo.

 Límites de gasto

Lo mismo puede decirse de los artículos de gran valor que no pueda pagar en el mes.

Del mismo modo, si quieres que tu hijo utilice la tarjeta de crédito sólo para emergencias, díselo.

A pesar de las elevadas facturas de las tarjetas de crédito que a menudo acumulan los jóvenes pos sus estudios y gastos, eso no tienen por qué suponer una carga de deuda inmanejable.