llantas en carretera

Conducir es una de las cosas más peligrosas que hacemos en nuestra vida. Dependemos de cuatro llantas con una superficie de contacto del tamaño de nuestras manos para poder viajar por la carretera con seguridad. Así que mantener nuestros neumáticos en buen estado es importante. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a conseguirlo:

Comprueba la presión de sus neumáticos mensualmente.

Los neumáticos pueden perder aproximadamente una libra por pulgada cuadrada de aire al mes. Una llanta puede perder aún más en climas fríos. Por lo tanto, si confías en que tu mecánico compruebe la presión de tus neumáticos sólo en los cambios de aceite o en las rotaciones de neumáticos, podrías estar poniéndote peligro y a tu familia.

La principal causa de accidentes relacionados con los neumáticos es la falta de presión de los mismos. Los neumáticos poco inflados disminuyen la maniobrabilidad del vehículo, el rendimiento de la gasolina que pueden provocar un desgaste prematuro de la banda de rodadura y un reventón catastrófico. Los neumáticos son caros, pero comprobando la presión de los mismos con regularidad, puedes alargar su vida. Para conocer la presión adecuada de los neumáticos de tu coche, consulta el manual del propietario o la placa que hay en el marco de la puerta de tu coche.

coche con llantas nuevas en carretera

Inspecciona las llantas con regularidad, especialmente antes de los viajes largos por carretera.

En el momento de comprobar la presión de las llantas o de lavar el coche, realiza una inspección física de los mismos. No tengas miedo de ponerte de rodillas para hacer la inspección. Las cosas que debes buscar son grietas, bultos y objetos que puedan haber perforado el neumático, como clavos, tornillos, cristales o piedras. Si uno de estos objetos perfora el flanco del neumático, éste deberá ser sustituido.

Si vas a realizar un viaje largo por carretera, comprueba la presión de los neumáticos e inspecciónalos antes de salir de casa. Es mucho más fácil inspeccionar los neumáticos en la seguridad y la comodidad de tu propio garaje o camino de entrada que en el lado de la autopista con los coches que pasan a 120 km/h o más.

Gira, gira, gira.

coche con llantas en carretera

Para mantener un desgaste uniforme de la banda de rodadura y obtener la máxima vida útil de tus neumáticos, se recomienda que los rotes cada 6.000 a 8.000 millas. Algunos seguros de autos cuentas con este servicio y es posible que te proporcionen una rotación de neumáticos gratuita. Si no lo hacen, las rotaciones de neumáticos son bastante económicas.

No sobrecargues tu vehículo. En la placa que se encuentra en el marco de la puerta hay información sobre la cantidad de peso que tu vehículo puede soportar con seguridad. La sobrecarga de un vehículo también puede provocar el fallo de las llantas.

No esperes a que tus llantas estén planas para reemplazarlas.

Las llantas son caras y no son especialmente divertidas de comprar; sin embargo, conducir con tus neumáticos más allá de su vida útil te pone a ti y a tu familia en peligro.

La mayoría de los neumáticos tienen una barra de desgaste entre las bandas de rodadura del neumático. Si la profundidad de la banda de rodadura está en esta barra o por debajo de ella, es hora de cambiar los neumáticos.

coche clásico con llantas nuevas

No instales neumáticos que no coincidan.

Después de investigar un poco, me enteré de que tener llantas que no coinciden puede afectar negativamente al manejo de tu coche y causar un desgaste inusual en el resto de sus neumáticos, así como en otros componentes de tu coche.

Aprendí que la regla general para comprar llantas es que siempre debes comprar al menos dos y ponerlas en la parte trasera del coche, sin importar el tipo de coche que tengas. Aunque me enseñaron que siempre hay que poner neumáticos nuevos en la parte delantera del coche, la ventaja de poner los neumáticos nuevos en la parte trasera es que se maneja mejor en condiciones de humedad. Si los neumáticos de la parte trasera de tu coche están en mal estado, podría causar un trompo.